Utilizamos cookies que nos permiten ofrecer nuestros servicios. Si continúas navegando, entendemos que aceptas su uso. Más información en: Política de Cookies.

TWITTER @NachoMateos

AFICIÓN DEL SEVILLA FÚTBOL CLUB.



Una manera distinta de entender el sevillismo nació a raíz de un de los problemas más serios con los que se ha enfrentado nuestro club en sus cerca de 100 años de historia: el arbitrario descenso administrativo a Segunda División B perpetrado en agosto de 1995.



Una afición que ya gozaba de la mejor de las reputaciones en toda España por su incomparable fidelidad a los colores a la par que un espíritu autocrítico siempre positivo, dio un paso, una vuelta de tuerca más, para convertirse en un mito siempre latente dentro del seno del club.



Esos miles de sevillistas que abandonaron sus sagradas vacaciones para conformar una de las manifestaciones más numerosas de la historia de la ciudad, unidos por un "Sevillista hasta la muerte" que se ha convertido en el grito de guerra reconocido y autorizado de todos los que sienten en sevillista, han matizado el carácter de una afición que cada día permanece más unida a su equipo, con el esadio Ramón Sánchez Pizjuán su gran casa, como icono al que venera cada vez que el mejor equipo del sur de España juega como local.



Una afición que fue protagonista del mayor desplazamiento que se conoce en el mundo del fútbol trasladando a más de 80.000 aficionados a Madrid con motivo de la final de La Copa del Rey.



Una afición con la nuestra tan generosa que ha sido condecorada con el título honorífico de "jugador número doce" de la selección española de fútbol, por sus muestras de apoyo incondicional a unos colores.



Así lo atestigua un azulejo conmemorativo que se encuentra en un lugar de privilegio del estadio Sánchez Pizjuán y así lo ratifican una no tan fría estadística: España jamás ha perdido un partido oficial en el estadio sevillista.


Nuestra afición se ha hecho acreedora de más premios, de reconocimientos a nivel nacional, por su mayoritaria forma de entender el fútbol sn violencia, detestando cualquier acción que perjudique al fútbol en general y al Sevilla en particular.



Una afición que no ha protagonizado ni el más mínimo incidente en sus múltiples desplazamientos a lo largo del continente europeo. 


Como no podía ser de otra manera, El Mejor Equipo del sur de España tenía que tener una afición acorde a su categoría. Mención especial merecen Los Biris, nadie como ellos pueden regalarnos auténticas joyas en forma de tifos como los de estas fotografías.


Últimas publicaciones:

Visitantes en Latidos de Nervión:

Archivos Post de LATIDOS DE NERVIÓN: